Make your own free website on Tripod.com
Página Principal de la clínica Haga clic aquí para conocer nuestras especialidades Haga clic aquí para ver nuestros  teléfonos y correos electrónicos Estamos ubicados en Escazú y Cartago Cursos teoríco y  práctico de ortodocia Haga clic aquí para ver los artículos publicados de su interés

TRATAMIENTO DE MORDIDAS ABIERTAS POR DISFUNCIÓN Y HÁBITOS

TRATAMIENTO:

La primera etapa de tratamiento consiste en hacer conciente el problema en el paciente, para que cada vez que deglute coloque su lengua en el paladar y no entre los incisivos. Terapia miofuncional en forma interdisciplinaria con un Terapista del lenguaje para que le enseñe al paciente, mediante ejercicios, dónde colocar la lengua mientras deglute.

Desde el punto de vista ortodóntico se puede utilizar una barra transpalatina con botón acrílico separado del paladar a una determinada distancia del paladar e indicarle al paciente que cada vez que deglute presione ese botón con la lengua, lo cual va a tener dos efectos: un efecto intrusivo de las primeras molares superiores que van a provocar un cierre de la mordida abierta anterior y un cambio en el patrón de deglución. Por otra parte, mediante ortodoncia fija, se colocarán los dientes en su posición correcta dentro del arco Fig. (10)

Fig. (10) Barra transpalatina para corregir mordida abierta anterior y deglución atípica.

RESPIRACIÓN ORAL

Las necesidades respiratorias son el principal factor determinante de los maxilares y la lengua, parece muy razonable que un patrón respiratorio alterado, como respirar por la boca, pueda modificar la postura de la cabeza, los maxilares y la lengua. Todo ello altera a su vez el equilibrio de las presiones que actúan sobre los maxilares y los dientes e influir en el crecimiento y en la posición de unos y otros. La respiración oral deprime la mandíbula y la lengua.

En condiciones de reposo, para respirar por la nariz se requiere más esfuerzo que para hacerlo por la boca: los tortuosos conductos nasales representan una resistencia al flujo respiratorio mientras cumplen su función de calentar y purificar el aire inspirado.

Si la nariz está obstruída, aumenta el trabajo para respirar por la misma y el individuo cambia a la respiración oral. La inflamación prolongada de la mucosa nasal que se observa en las alergias o en las infecciones crónicas pueden dar lugar a una obstrucción respiratoria crónica. Normalmente, los niños tienen amígdalas faríngeas o adenoides de gran tamaño y una obstrucción parcial producida por las mismas, puede contribuir a la respiración oral a esas edades. Los pacientes que padecen obstrucción nasal crónica pueden seguir respirando parcialmente por la boca, incluso después de haber desaparecido la obstrucción. En este sentido es posible considerar a veces la respiración oral como un hábito.

Experimentos realizados con seres humanos han demostrado que la obstrucción nasal va acompañado de un cambio de postura. Por ejemplo, cuando la nariz queda completamente bloqueada, se produce un cambio inmediato de unos 5° en el ángulo cráneovertebral. Los maxilares se separan, tanto por la elevación de la maxila al extenderse la cabeza, como por la depresión de la mandíbula.Fig. (11)