Make your own free website on Tripod.com
Página Principal de la clínica Haga clic aquí para conocer nuestras especialidades Haga clic aquí para ver nuestros  teléfonos y correos electrónicos Estamos ubicados en Escazú y Cartago Cursos teoríco y  práctico de ortodocia Haga clic aquí para ver los artículos publicados de su interés

SINDROME DEL RESPIRADOR BUCAL (SRB)

Un niño con función nasofaríngea normal, mantiene en reposo la boca cerrada, los grupos musculares asociados operan en equilibrio orientando el crecimiento de los maxilares. El aire entra por las fosas nasales y crea una columna que empuja el paladar hacia abajo. La correcta posición y función de la lengua equilibra esta fuerza y determina la altura dimensión transversal de la bóveda palatina. Todo esto sirve al crecimiento y desarrollo cráneo-facial y dental armonioso.

CAUSAS RELACIONADAS

Frente a condiciones adversas, se ponen en marcha mecanismos de adaptación para la supervivencia. La Respiración Bucal aparece como alternativa, cuando una obstrucción de las vías respiratorias altas, aumenta la resistencia al flujo aéreo nasal y altera el pasaje del aire por la nariz.

La etiología de las obstrucciones en las vías aéreas superiores (VAS) es variada:

  • Rinitis (inflamaciones de la mucosa nasal : alérgicas o vasomotoras) causan aumento de los cornetes nasales e impiden el paso del
    aire.
  • Hipertrofia adenoidea y/o amigdalar.
  • Desviación del tabique nasal.
  • Uso de chupón: ya que genera deformaciones en los huesos de la boca e impide que el niño consiga respirar correctamente por
    la nariz, lo que determina el hábito de la respiración bucal.
  • Malformaciones de los huesos nasales y/o fracturas nasales.
  • Hipertrofia de cornetes nasales.
  • Pólipos o tumores nasales.
  • Presencia de cuerpos extraños.
  • Catarros.
  • Sinusitis.
  • Faringitis.

Hay que tener en cuenta que la respiración bucal puede aparecer sin que existan obstrucciones evidentes. Puede ser una costumbre adquirida desde el nacimiento, debido a malos hábitos en la succión y en la alimentación o al mantenimiento de posturas viciosas.

También es frecuente que en pacientes sin alteraciones anatómicas, pero con congestión nasal recurrente por rinitis alérgicas o cuadros gripales a repetición, desarrollen temporalmente una respiración bucal, pero posteriormente a pesar de tener una vía aérea despejada, continúen por hábito con un patrón respiratorio bucal.

Cuando el niño sana de su afección respiratoria, puede recuperar su respiración nasal, u olvidarla por haber encontrado un camino más corto y fácil e instaurar definitivamente una respiración bucal (R.B). En estos casos, la falta de excitación de las terminaciones neurales nasales deterioran las respuestas de desarrollo espacial de dichas fosas y de los senos maxilares.

Para permitir el paso de aire por la boca, será necesario que el paciente mantenga en forma permanente un "pasillo bucal" libre, la mandíbula gira hacia abajo y la lengua se mantiene en posición baja, dejando de modelar el paladar. Los labios se mantienen entreabiertos y se presentarán cada vez más hipotónicos. Esta hipotonicidad permitirá que predomine la acción centrífuga del complejo lingual que no tendrá la contención natural del anillo muscular labial; no existiendo la acción coordinada que modela el crecimiento de los maxilares y de las arcadas dentarias, lo más probable es que el crecimiento y la orientación de la unidad dento-alveolar sea hacia vestibular.

El aire que penetra por la boca empuja el paladar hacia arriba y como no existe fuerza contraria de la columna de aire nasal, éste permanece alto. Los buccinadores estirados comprimen el maxilar.