Make your own free website on Tripod.com
Página Principal de la clínica Haga clic aquí para conocer nuestras especialidades Haga clic aquí para ver nuestros  teléfonos y correos electrónicos Estamos ubicados en Escazú y Cartago Cursos teoríco y  práctico de ortodocia Haga clic aquí para ver los artículos publicados de su interés

TRATAMIENTO DE MORDIDAS ABIERTAS POR DISFUNCIÓN Y HÁBITOS

En tiempos pasados se le atribuía a muchos hábitos la presencia de las maloclusiones. Por ejemplo, se decía que algunas asimetrías faciales se debían a que el paciente dormía siempre sobre el mismo lado. Investigaciones actuales han demostrado que no es tan fácil alterar la forma básica del esqueleto facial como solía suponerse.

CHUEPETEO DE DEDO

Aunque casi todos los niños succionan su dedo, el hábito mantenido puede dar lugar a una maloclusión. Si la succión se da únicamente durante la dentición temporal, es poco probable de que los efectos se presenten a largo plazo. Si el hábito persiste en la dentición permanente, se va a producir una maloclusión caracterizada por incisivos superiores abiertos y espaciados, incisivos inferiores lingualizados, mordida abierta anterior y arco superior ojival; ya que el dedo comprime lingualmente los incisivos inferiores y labialmente los superiores. Fig. (1-4)

Fig. (1-4) Paciente de 10 años de edad, hábito de succión de dos dedos, presenta una sobremordida horizontal aumentada ,mordida abierta anterior, labioversión de incisivos superiores y retrusión de los inferiores. La deformación de los maxilares es evidente.

Esta maloclusión característica se debe a una combinación entre la presión directa sobre los dientes y una alteración en el patrón de presiones de las mejillas y los labios en reposo. El grado del problema está en relación directa con el número de horas de succión diaria, más que con la magnitud de la presión ejercida.

Investigaciones han demostrado que los niños que se chupan el dedo con fuerza, pero de forma intermintente presentan maloclusiones no tan severas como aquellos que lo chupan durante 6 hora o más y en especial los que duermen con el pulgar toda la noche.

Cuando el dedo se encuentra dentro de la boca, entre los dientes anteriores, la mandíbula desciende e impide la erupción de los incisivos, al mismo tiempo que la separación de los maxilares produce una “sobre-erupción” de los dientes posteriores; y debido a la geometría de los maxilares, 1 mm de elongación posterior abre 2 mm la mordida anterior.

La lengua desciende disminuyendo la presión que ejerce sobre las caras palatinas de los diente posteriores, al mismo tiempo que se aumenta la presión de las mejillas sobre los dientes al contraerse el músculo Buccinador durante la succión, lo que produce que la maxila se colapse y se presente mordida cruzada posterior. La presión de las mejillas es máxima a nivel de las comisuras labiales y es probable que ésta sea la explicación de que el arco superior tenga forma de V.