Make your own free website on Tripod.com
Página Principal de la clínica Haga clic aquí para conocer nuestras especialidades Haga clic aquí para ver nuestros  teléfonos y correos electrónicos Estamos ubicados en Escazú y Cartago Cursos teoríco y  práctico de ortodocia Haga clic aquí para ver los artículos publicados de su interés

CORRECCIÒN DE UNA CLASE III ESQUELÈTICA CON ORTOPEDIA (MÀSCARA FACIAL) EN UN PACIENTE ADULTO JOVEN: REPORTE DE UN CASO

La maloclusiòn Clase III es una de las maloclusiones más complejas de diagnosticar y de tratar. Este problema oclusal es fácilmente identificable, no sólo por los especialistas y los clínicos generales, sino también por sus familiares. El aspecto de una sobremordida horizontal negativa, frecuentemente estimula a los padres a buscar tratamiento ortodóntico para su hijo.

En las primeras fases de la elaboración del plan de tratamiento de una clase III se debe determinar si el caso presenta una mandíbula prògnata, un retrognatismo maxilar, una combinación o es simplemente dental. La radiografìa cefalométrica es la ùnica forma de determinar el origen de la Clase III. Existen varios métodos cefalomètricos convencionales para valorar la discrepancia antero-posterior. Por ejemplo, se pueden obtener los valores de los ángulos SNA, SNB, y ANB . Este método tiene limitaciones pero, durante muchos años ha sido el indicador principal de la desproporción esquelética.

McNamara ha sugerido trazar una vertical desde el nasion perpendicular al plano de Frankfurt para evaluar la posición de los puntos A y B como indicador útil para valorar la discrepancia esquelética.

El análisis de Arnett utiliza una línea vertical verdadera( LVV) como referencia facial. Se recomienda este sistema como método mas sofisticado y preciso para determinar las necesidades del caso.

El tratamieto debe iniciar de forma temprana, para aprovechar el potencial de crecimiento. Retrasar el tratamiento, puede traer consecuencias negativas desde el punto de vista fìsico y psicològico. (Fig.1- 4)

(Fig.1-4) Las fotos del lado izquierdo muestran una Clase III sin corregir, se observa una depresiòn en el àrea de la mejilla dando una impresión de cara “hundida”; (perfil còncavo), ángulo goníaco abierto (más obtuso), mandíbula larga. En la foto inferior, se observa ademàs una sobremordida horizontal negativa; la retrusión de los anteriores inferiores como una compensaciòn dentaria. Las fotos del lado derecho se observa a ese mismo paciente una vez corregida la malaoclusiòn Clase III, mediante ortopedia extraoral; se observa los cambios esqueléticos y dentales, que favorecen la estética del paciente.

Como se dijo anteriormente, la maloclusiòn de Clase III puede tener componentes dentales y/o esquelèticos. Puede ser el resultado de una protrusiòn mandibular, una retrusiòn maxilar o de una combinación de ambas, o puede ser puramente dental.

Desde el punto de vista ortopèdico el tratamiento deberá iniciarse a edades tempranas, o sea, durante la dentición mixta y antes del estiròn pubertad. Estas fuerzas van dirigidas especìfcamente a la naturaleza del desbalance esquelético y/o dentoalveolar.

La tracción extraoral (mentonera, màscara facial, etc.) es recomendable en el tratamiento del prognatismo mandibular y/o retrognatismo maxilar. En tanto que la corrección de los problemas dentales se pueden corregir utilizando algún tipo de aparato ortopédico funcional intraoral (Bimler, activador, VD-Platte, Fränkel, etc.)